Xuaps

Bandera pirata

Cuida tu producto y escucha a tus usuarios

De vez en cuando escucho la radio, de vez en cuando tengo alguna opinión sobre lo que hablan y de vez en cuando te das cuenta de cuan parciales son estos programas. Esta vez el tema a tratar era la piratería y en el punto de partida era “los pirata son ladrones”.

Desde hace unos años tengo ciertas dificultades para ir al cine a ver un estreno. Yo no tendría ningún problema en pagar para verlo en la comodidad de mi hogar cuando he conseguido que todos estén durmiendo, pero aunque tenemos la tecnología y los medios, la industria se resiste a ofrecer este servicio. Ellos prefieren usar la tecnología en contra del usuario, algunos os acordaréis de las dichosas zonas de los DVDs o del DRM. Quieren mantener sus obsoletos modelos de negocio o incluso empeorarlos. Antiguamente cuando comprabas una peli podías verla sin conexión a  internet y prestársela a alguién. Ahora en la mayoría de los vendedores de contenido digital te impiden su descarga, y de compartir ya no hablemos. Algunos creadores se han atrevido a desafiar estos esquemas publicando su obra a la vez en todas las plataformas disponibles, la industria los ha castigado severamente.

Lo realmente curioso es que un grupo de personas fuera de la industria están ofreciendo servicios tecnológicos con un alto valor para el usuario final. El problema es que aunque lo hacen sin pedir nada a cambio no son los propietarios de contenido y esto convierte a sus felices usuarios en piratas. Entonces la industria presiona a los gobiernos para que haga leyes que impidan que nadie dé el servicio que ellos se niegan a dar y con esto lo único que consiguen es que otros intermediarios VPNs, Seedbox, Ororo… hagan dinero en lugar de la industria. Porque sí, los “piratas” se gastan dinero para tener un buen servicio.

Pero hay valientes como Netflix o Spotify que lo intentan. A pesar de las grandes restricciones que les impone el mercado: no al visionado offline o contenido diferente en función del país en el caso del primero, obtienen buenos resultados y los “piratas”, que no lo eran tanto, se mueven a estos servicios.

En un  mundo donde el contenido es el rey, no se entiende que no sean los autores los que están empujando por mejorar como llega su contenido. Los usuarios sólo queremos disfrutar sus obras lo antes posible, sin limitaciones virtuales y por un precio justo. Ellos deberían cuidar su producto y escuchar a sus usuarios.